Skip navigation

Vega vs Ngenic – Street Fighter II.

El célebre videojuego de lucha creado por Capcom en los años noventa contaba con personajes de diversas nacionalidades, cada uno de ellos caracterizado a partir de un tópico imaginario internacional. Uno de estos personajes era un luchador español llamado Vega, un guerrero enmascarado armado con garras y vestido con traje de torero.

En la actualidad pueden encontrarse en Wikipedia artículos dedicados a cada uno de los luchadores que desfilaron por la saga Street Fighter, donde se analizan sus personalidades, sus perfiles psicológicos y sus trayectorias vitales.Por supuesto, Vega se encuentra entre estos y, gracias a ello, ahora podemos saber que nuestro representante nacional era un ególatra asesino y afeminado, diestro en las artes del toreo (bullfighting) y la zipota (antiguo arte marcial vasco), que sufría un terrible complejo de Edipo y que, además, tenía un trastorno de doble personalidad.

La obra presentada en “Barcelona Toolbar” pretendía asumir un choque cultural entre España y Chile, y a su vez reconocer y hacer uso del limitado conocimiento del lugar en el que se iba a presentar.

Como contraposición a Vega se concibió un luchador chileno, Ngenic, análogo pero antagónico, cuyo duelo provocaría, a su vez, una colisión metafórica entre nacionalidades y culturas.

En esta ocasión, el conocimiento técnico de las herramientas de representación que hizo posible Street Fighter permitía convertir a los artistas en agentes de una reinterpretación del imaginario que el popular videojuego había legado, redefiniendo el rol de jugadores a través del cuestionamiento de las reglas del juego.

Para ello, el contendiente chileno se construyó en dos fases: narrativa y visual. La fase narrativa consistió en la elaboración de su historia y su personalidad, creada en paralelo a la de Vega y que, finalmente, convertía a Ngenic en un aguerrido guerrero mapuche, que luchó contra la dictadura pinochetista.

Para el desarrollo visual se contó con la ayuda de Eduardo Dantas, que dibujó a Ngenic sirviéndose de fotografías y elementos visuales procedentes de los nativos mapuches y que contrastó su estilo personal con el del retrato de Vega realizado en su tiempo por Kinu Nishimura. Posteriormente, el diseño de Ngenic se adaptó a la imagen del videojuego original, trabajando su apariencia en pantalla píxel a píxel, a la manera de los programadores de la década de 1990.

La presentación final de la obra consistió en una animación en bucle de los dos rivales, quienes se muestran en un continuo balanceo (movimiento característico de los personajes del videojuego original que precede a la pelea) mientras la palabra Fight! parpadea ininterrumpidamente sobre ellos. En pantalla, se imitaron las dimensiones y apariencia de Street Fighter II, dejando ver incluso los marcadores originales, en los que se incluyeron para esta ocasión la bandera chilena y la española.

La obra se completaba con una ficha de cada personaje en papel, a modo de artículo de Wikipedia, donde se describían las historias y particularidades de cada contrincante. Estas fichas se distribuyeron gratuitamente entre los visitantes de la exposición.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: